3 sencillos pasos para comunicarse con los demás sin tensión

Un área muy fundamental de la vida y el desarrollo personal se encuentra en la manera de comunicarse. Podrías elegir pasar tus días con mucho estrés y altos niveles de tensión para relacionarte con los demás o puedes tener días de bajo estrés y de comunicación efectiva con tus compañeros.

A continuación te compartimos 3 recomendaciones para aprender a comunicarte con los demás de forma tranquila y que no altere tu estado de animo:

1. Reconocer las intenciones positivas

Si te relacionas con personas que resulten ser desagradables, negativas o francamente groseras, y que fácilmente podrían alterarte o hacerte pasar un mal rato, lo ideal es que intentes que esa relación no afecte tu estado de ánimo.

Puede ser un compañero de trabajo o incluso un jefe, que tengan modales o tratos que consideres desagradables, y si estás en constante actitud defensiva, a la larga, solo hará que la situación empeore e incluso más rápido de lo que puedes imaginar.

En estos casos hay una mejor manera de afrontar la situación y es buscar la intención positiva de la persona con la que estás tratando. ¿Qué quiere decir esto? Que antes de reaccionar a esta actitud que consideras agresiva, pregúntate a ti mismo/a ¿cuál es la intención positiva detrás de este comportamiento?

Si la persona con la que estás hablando está enojada, tal vez la intención positiva sea expresar, manifestar algún daño o frustración. Lo importante es buscar un resultado positivo antes que sentir que cualquier expresión del otro sea orientada precisamente a hacerte algún daño o causarte estrés.

Si empiezas a observar a aquella persona como lo que es, un ser humano vulnerable con miedos e inseguridades, con debilidades y fortalezas, podrás entender y encontrar el mensaje oculto positivo detrás de ese exterior negativo. Esto propiciará que tengas mucha más comprensión, paciencia y compasión con aquella persona.

Es importante dejar claro que esto se aplica siempre y cuando la cólera o mala actitud de la persona (tomando en cuenta que sea, por ejemplo, en el trabajo) se aplique al terreno profesional y no al personal, porque de ser este caso, si ves que existe algún atropello de la otra persona hacia ti, tienes que tomar la actitud respectiva para no aceptar faltas de respeto.

2. Elige tu propio estado emocional

No debes permitir que tus emociones te dominen y superen, ya que puedes ser presa de ellas y actuar de forma que te puedas arrepentir. Se habla mucho sobre la importancia de manejar nuestro estado emocional. ¿Por qué? Porque es una habilidad vital esencial.

Hay que hacer lo posible por controlar el estado emocional, si este no fuera el caso, tu capacidad de comunicarte eficazmente tenderá a verse limitada.

Cuando te encuentras en una situación potencialmente estresante y todo el mundo a tu alrededor no ayuda a que te sientas de mejor manera, no significa que debas dejarte influenciar por la situación. Podrás estar en mejor estado emocional si mantienes la calma en cualquier situación de alto estrés.

Mantener la tranquilidad e ingenio es la opción ideal que debes seguir, sin embargo, la mayoría prefiere seguir a la multitud y es así que esos estados de ánimo terminan influenciándote. Pero recuerda, nadie puede (nadie debería) tener tanto control sobre ti y que así pueda afectar tu estado de ánimo de forma negativa.

3. Mira la situación de forma objetiva

Cuando estés en una situación de tensión alta, intenta mantenerte en una posición de objetividad, de neutralidad, manteniendo la perspectiva y no comprometiendo emociones, palabras o comportamientos. Puedes hacerlo: simplemente imagina que estás en el otro extremo de la habitación e imagina o visualiza como sería tu probable interacción con las otras personas, convirtiéndote en un observador neutral de la situación y sin vínculo emocional hacia la misma.

Al hacer este ejercicio, podrás crear mejores y óptimas maneras para manejar la situación y también te sentirás menos afectado por la actitud de otras personas y el estrés de la situación en sí.

Recuerda esto: no permitas que ninguna situación, por más tensa que parezca ser, termine afectando tu equilibrio emocional, la decisión está en ti.

Fuente: exitoydesarrollopersonal.com

× ¿En que puedo ayudarte?