Como abandonar tu zona de confort

La zona de confort en términos de la psicología es una “zona mental” donde no se tiene sentido de riesgo. Al hablar de zona de confort encontramos un pequeño problema contradictorio. Desde distintos ángulos es bueno que cada persona tenga lo que es llamado zona de confort, es decir, un lugar no siempre físico sino que un estado mental donde el individuo se siente cómodo, conoce a las personas, las situaciones y las emociones que experimentará.

Muchos expertos la consideran como una “zona de ansiedad controlada” o un lugar donde la persona se refugia para buscar escapar de la realidad cuando esta no es buena. Puede ser y es buena en ciertos casos pero llega un momento donde abandonar tu zona de confort será necesario para poder crecer como persona.

¿Cuándo deberíamos salir de la zona de confort?

Como se mencionó, refugiarse de vez en cuando en la zona de confort no es malo, ya que puede servir para afrontar situaciones de ansiedad o depresión. Lo negativo comienza cuando la persona elige quedarse en la zona de confort más tiempo de lo necesario para evitar sentirse herido nuevamente. Es preciso destacar que cuando se decide por este estado, es difícil seguir creciendo personalmente.

En la zona de confort no hay mayores retos y es bien sabido que los retos en la vida son los que ayudan a conseguir mayores niveles de madurez y nos enseñan a afrontar las diversas situaciones que se presentan. Por eso es que abandonar tu zona de confort es tan importante.

En muchas ocasiones, las personas se sumergen de tal manera en su zona de confort, que se niegan a visitar lugares nuevos o conocer nuevas personas , creando un estado de dependencia a lo que conocen, fortaleciendo así un caparazón que permite solo lo que la persona cree que no le hará daño. Lo que no se dan cuenta es que esta dependencia resulta mucho peor.

Abandonar la zona de confort personal no es tan difícil

Lo primero que tendrás que hacer para abandonar tu zona de confort es entender que no conseguirás nada bueno al hundirte allí. Solo lograrás convertirte en un ermitaño temeroso de la realidad.

Empieza abriendo tu mente a las infinitas posibilidades que nos brinda la vida. Asume que el dolor es parte de vivir y abre tus horizontes. Esta es la llave para un mundo nuevo de cosas por descubrir.

Aunque no siempre las cosas salgan de la manera que deseas, siempre habrá una lección por aprender. Con toda seguridad descubrirás muchas cosas al salir a explorar la vida.

Conoce a personas nuevas y visita nuevos lugares. ¡Atrévete a vivir!

Fuente: exitoydesarrollopersonal.com

× ¿En que puedo ayudarte?